Mujeres y arquetipos cíclicos

A lo largo de observar mis ciclos fui comprendiendo que yo no era solo “yo”.
Sí, esto no va a ser fácil… Hacerte llegar esto que quiero decirte con palabras me va a costar, porque precisamente es romper con lo que nos han ido diciendo de nosotras mismas y te va a sonar un poco a locura y a “bipolaridad”.

Yo no solo era “yo” porque esa única mujer que creía que era, no existía realmente.
Yo sentía a lo largo del mes que había mujeres en mí que se manifestaban de una forma completamente distinta y que, pocas veces, lo único que tenían en común eran el cuerpo: mi cuerpo (y ni eso, porque cada una lo miraba distinto). Así, fue observando, estudiando, comprendiendo y aceptando que en mi naturaleza cíclica tiene mucho de multi-universo y multi-mujeres. De eso quiero hablarte hoy.

3
Ilustración de Aitch 

Ser cíclica nos enseña que en nosotras hay muchas más emociones, energías y “yoes” que en esa mirada lineal de ser siempre la misma. Esto da sentido a esos sentimientos que surgen, cuando una parece que anda peleándose internamente porque no comprende porqué es tan cambiante. ¿Te has sentido como loca contigo alguna vez?Y es que… ¿Cómo podemos cambiar tanto a lo largo del mes en apetencias, pareceres, pensamientos, gustos, energías…? ¿Estamos locas? ¿Somos histéricas?
No.
También corporalmente cambiamos y en la forma en la que nos expresamos, en nuestra sexualidad o la forma de vestir.
¿No te lo has preguntado? ¿No lo has sentido en tus carnes?
Pues esa es tu naturaleza. No estás loca. Ni eres histérica, bipolar o extraña.
Eres cíclica. Eres cambiante. Y eso es hermoso porque en ti hay cientos de posibilidades, mundos y mujeres.

Nuestro ciclo menstrual se asemeja bastante al ciclo lunar. Éste varía en luz y en fases.
Hay veces que la luna tiene mucha luz, mucha energía… y otra que está desaparecida y no se ve. Sus fases y esa luz cambiante tiene mucho que ver con nuestro ciclo.
Por algo también somos hijas de esta Tierra…

o-FASES-DE-LA-LUNA-facebook.jpg
ARTPARTNER-IMAGES VIA GETTY IMAGE

Por ejemplo la luna oscura (eso que digo que está “desaparecida” en el cielo) es la luna nueva, la primera fase del ciclo lunar. Y se asemeja mucho a cómo es nuestra energía física y espiritual en la menstruación (también nuestra primera fase en el ciclo), ¿no te parece?   Bajita, hacia dentro, “desaparecida” en actividad.

En cambio hay momentos de la Luna en que ésta brilla y está espléndida: la luna llena. Alumbra el cielo, nos conecta con emociones expandidas y nos trae sensación de magia y abundancia. Igual ocurre entonces en nuestra fase de ovulación, cuando estamos brillantes (nuestro cuerpo físicamente está radiando vida por todos sus poros), cargadas de energía y nutrición (para nosotras y el mundo… o para una nueva vida que acoger en nuestro útero).

Así, casi “mágicamente”, la similitud con el ciclo lunar y nuestro ciclo fértil es asombroso.
Pues bien, hoy no solo quiero invitarte desde la inspiración para observar la luna e ir viendo en qué fase estás en tu ciclo y en qué luna menstrúas… Sino que me gustaría también contarte algo acerca de esas mujeres que  he ido sintiendo y conociendo en mi a lo largo de todo el mes en mi ciclo menstrual.

Éstas mujeres son varias (por no decir muchas y parecer más loca todavía jijiji), y cada una es distinta y hermosa tal cual es. Cada una me muestra una parte de mí, siente necesidades, gustos, se expresa distinta o tiene herramientas y dones distintos entre sí.
Cada una corresponde además con las cuatro fases menstruales, y aunque como te he dicho  no son las únicas (no solo soy cuatro, fíjate), voy a centrarme en “las principales” por eso de que se corresponden concretamente a las cuatro fases del ciclo menstrual: menstruación, preovulación, ovulación y premenstruación.

Antes de ponerme a explicártelas me gustaría aclararte varias cosas:

  • La primera es que yo las llamo así, pero es totalmente personal. Cuando empecé este camino de consciencia cíclica leí a grandes autoras, por ejemplo Miranda Grey (autora de libros como “Luna roja”), quien ha hecho un trabajo profundo y hermoso sobre los arquetipos femeninos basándose en el ciclo menstrual. Ella y muchas otras mujeres los nombran de otra forma. Algunos de esos nombres a mí me rechinaban y no decían nada, así que los renombré y los hice más míos, pasándolos como siempre hago por mi historia y mi cuerpo y conociendo en profundidad más allá de la pura teoría a esas mujeres que nombran (que eso es lo importante!!). Te invito a hacer lo mismo y a no quedarte solo en lecturas.
  • La segunda, que hay muchas más mujeres entre éstas que voy a presentarte. Próximamente voy a ir haciendo unas cuantas entradas de este blog lunero acerca de esas mujeres que he ido conociendo conforme he ido viviendo, entendiendo y dando espacio a esos otros “yo”, a esas mujeres que soy.

 

¡Allá vamos!

f4fcffd5e229940ab316bcda9ed477e5.jpg
Aitch

La Mujer Sabia: aparece cuando llega mi menstruación.
Me habla de formas amorosas y llenas de respeto por mi cuerpo y mi Ser. Cada vez más siento que es bien anciana y que tiene mucho de todas las mujeres de mi linaje.
Ella siempre me habla despacio, me invita a ser caracol o tortuga, lenta, con ritmos suaves. Me habla de Tierra, de cueva, de ser animal. De descanso e introspección.
Me aporta mucha paz… pues hubo un tiempo en que no la vivía, no la escuchaba, estábamos como enojadas y cada una quería algo en este momento tan importante: la sangre. Ahora que la busco, le pido, la escucho, me doy, hay mucha medicina en “nuestras” conversaciones, en nuestros momentos. Escucho a mi cuerpo activamente, me conecto profundo con la Tierra, con la sangre, me vivo sagrada y la veo feliz (a esa mujer sabía que soy), sabiendo que si ella está feliz durante todo mi ciclo, las otras mujeres que soy se sentirán cómodas y en su espacio. Y eso me hará estar bien en cuerpo-mente, emoción y alma durante todo el mes. Sin dolor.

La arquera:  aparece cuando ya no sangro. Es fuerte y guerrera. Su energía es muy activa y siempre me pide hacer cosas. La llamo así porque ella es puro movimiento, como el arco, como la flecha. Además certera, con toda su claridad mental y esa profundidad intelectual.
Es como la primavera, floreciente, fresca, hermosa, ágil….  Es bien brava y muy rompedora de todo lo impuesto. Me pide a veces correr lejos, saltar piedras, comerme el mundo. Me habla también sobre feminismo, sobre lecturas sesudas e investigación (es ella la que me incita a seguir observando la química de mi cuerpo: hormonas, neurociencia, física… ¡y estudiar!). Sobre mil formas de disfrutar y jugar. Tiene mucho de la niña que soy, risueña, luchadora, libre.
Le encanta los momentos a solas, lo que llega rápido y sencillo por el cuerpo, lo práctico y la cara lavada, sin máscaras, sin mentiras.

ilustradora-Aitch-2.jpg
Atich

La nutridora: es una mujer semilla, a la que le encanta saberse contenedora de nutrición, raíz y alas. Es ella la que normalmente da peso a todos los proyectos luneros (de esta tribu bonita), pues siempre me habla de tribu, de hermanas, de acoger y acompañar. Aparece en el momento de mi ovulación, y trae mucha vida a esta casa (mi cuerpo). Es detallista, sincera, dadora, generosa. Le encanta amar, cuidar, sostener, proteger… Me enseña a intencionar en el equilibrio propio de dar y recibir, de ser y dejar, de soltar y acoger.
Y también es como la MadreTierra, que equilibra y destruye ejerciendo de la otra forma de creación y caos.
Es ella la que me provoca cosquillitas en el vientre, la que me empieza a hablar sobre las otras mujeres que soy, la que me hace atender con toda su gracia a otras mujeres en mi labor de acompañante. Es creativa, luminosa, bella, fecunda, muy muy especial, porque a veces también me habla profundo de la sombra heredada (esa que mi madre, mi abuela o todas nosotras, culturalmente, en este sistema no cíclico, patriarcal, padecemos): el desmerecimiento, la culpa, los miedos, la vergüenza, el no hablar de mis necesidades pero sí atender las de otr@, el llevarme al límite…
Le encanta la compañía, el compartir, el celebrar la vida por cada pequeña cosa…

Y por último (de momento),
La sanadora: Ella es el “yo” que más varía e incluso que tiene más nombres y más mujeres internas alrededor: la salvaje, la mujer medicina, la Kali destructora…
Generalmente llega mis días con una sensación creativa de dejarme llevar por lápices, ceras, témperas, escritura… Sí, ahora me saca una sonrisa porque siempre suele aparecer con una lluvia de ideas (así lleva estos cuatro últimos ciclos), pero hubo un tiempo en los que aún sin conocerla, la evitaba y llegaba con lágrimas. Ése momento de llanto, de dolor profundo sin saber qué pasa… Ésa es Ella. La que corresponde a ese momento difícil mal llamado “síndrome” premenstrual. Tan odiado… Ella, tan odiada…
Es el reflejo de cómo me relaciono con todas mis mujeres.
Es la más poderosa, al menos para mi. La más, más, más todo: dura y a la vez amorosa… El espejo donde mirarse SIEMPRE. Si está mal, ella te va hablar sin tapujos, sin miramientos, sin dulzura. Va a decirte las cositas como son: te va a gritar (y tú gritarás entonces), te va a dañar (y tú dañarás entonces, sobretodo a ti misma), te va a hacer que espabiles, que mires dentro, que te atiendas (y tú lucharás, seguramente, por no hacerlo y encontrarás excusas que te harán dañarte y sentir más dolor físico-emocional y caos)…

Ella es la encargada de conocer tu cuerpo al dedillo , con toooodas sus cicatrices y memorias, y hacer repaso, así te dirá una a una las movidas no resueltas, las cosas no atendidas y el mensaje del dolor.
Es ella también la que tiene la capacidad más íntegra de ti, de todas tu “yo”, para transformarse(transformarte). Y así, cuando la atiendes y comprendes que es Ella, conectas bien hondo con tu Ser, con tu belleza, con tu grandeza, con tu capacidad, con tu profunda valía.
Ella y no otra va a ser la más dura… y a la vez, la más amorosa contigo. Porque conoce bien el dolor, es la que desgraciadamente soporta el mayor dolor propio… ¡Solo la vives en gran parte, sin ser consciente, desde él! Fíjate cómo se sentirá (esa parte de ti…).
Es expresiva, mágica, espiritual, serena y destructiva a la vez.
Es emocional, pero habla con tu cuerpo y lo mueve para que lo recuerdes vivo.
Es alimento y también desamparo y desnutrición.
Es un bosque lleniiiiiito de árboles…. Pero cuando está furiosa y desatendida es llamas y purito desierto, devastador y cruel.
Es Ella la que, si no conoces tus ciclos y no conoces a tus mujeres, te trae el mensaje de todas Ellas, como guardiana que es de todo tu potencial y sabiduría.
 

Hermana mia,
cuerpo cíclico que vives entre lunas y mundo, entre mujeres y “yoes”,
te invito a conocer tu cuerpo, tu Ser, tus mujeres, y sentirte completa con toda esta magia física-emocional y espiritual que Eres.
Observate. Date espacio. Gozate.

 

Continuará…
🙂

 

Todas las ilustraciones son de: Aitch a la que puedes encontrar en:
http://www.aitch.ro/
https://www.behance.net/aitch
https://www.facebook.com/aitch.ro/ .
Te recuerdo que desde La Tribu Lunera, ofrezco espacios para trabajar cada una de estas mujeres o todas Ellas en completo, en base a tu necesidad, historia o dolor, con las sesiones de acompañamiento cíclico individuales basadas en la terapia menstrual. Pregúntame en tribulunera@gmail.com

 

Con todo mi amor,
mi alegría y mis mujeres:

Rosa Bellido

 

2 comentarios sobre “Mujeres y arquetipos cíclicos

  1. Hermosa Rosa, no sabes cuánto me han movido tus palabras, todas ellas llevan magia en sí; desde hace poco he comenzado a trabajar con mi energía femenina, incluso tengo ya la cosquillita ahí de hacer un circulo de mujeres en mi comunidad, y déjame decirte que tú y tus lecturas han hecho de estos momentos de cambio y transición, una gran y hermosa experiencia, te leo y ya no me siento sola. Mi gracias por compartir tu vida con mujeres que estamos del otro lado del charco 😄❤ Saludos desde México.

    Me gusta

    1. ay hermosa Diana, muchas gracias por tu cariño y palabritas. ¡Me alegro taaanto de ese círculo y esas cosquillitas! Es bien hermoso ese sentir y tan nutridor para todas…
      No estás solas, no estamos solas: somos la tribu, hermana, y acá estamos todas en pie.
      Mil gracias, te abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s